Guno el ciego

Había una vez, hace cientos de años, en un pueblo oriental, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lampara de aceite encendida.Al ser una noche sin luna, la oscuridad era verdaderamente profunda.En determinado momento, se encuentra con un amigo.Al estar ya próximo,el amigo lo reconoce y se sorprende al ver que era Guno, el ciego del pueblo.

El amigo lo detiene y le pregunta:

– ¿Que haces Guno, tu ciego, con una lámpara en la mano? Si tu no ves…

– Entonces, el ciego le responde:

– Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi.

No solo es importante la luz que me sirve a mi, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil.

Muchas veces en vez de alumbrar, oscurecemos mucho más el camino de los demás… ¿Como? A través del desaliento, la crítica, el egoismo, el desamor, el odio, el resentimiento. ..

¡Que hermoso seria si todos iluminaramos los caminos de los demás!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: